Ya no se habla (II)

En un escrito que hice en mi anterior blog, comentaba que desde que apareció el asunto del covid, ya no se habla prácticamente de nada más. Cada vez estoy más convencido de que, a parte de la situación real del bicho, a casi todos los gobernantes les va muy bien esta excusa para no hablar de nada más.

En qué quedaron los papeles de Panamá, la Gürtel, la Púnica, Banca Catalana, el Palau de la Música, los miles de millones tirados en la construcción del AVE, de los millones que tiene el emérito por ahí, de las ayudas de los EREs que nunca llegaron. De Monsanto y los transgénicos. De Ecoenves y el reciclaje de plásticos. Del oso del Pirineo. Del asesinato en el pantano de Susqueda. Del iman de Ripoll (ya sé que dicen algo, pero ese algo es para marear la perdiz). De las pagas vitalicias. De las puertas giratorias. Del corredor mediterráneo. De los desfalcos económicos de la sin nombre de MDD. De la Cospe y Villarejo. De la crisis mundial. Del cambio climático. De la guerra sucia en la política. De Greta Thunberg.

Sólo se habla del covid y los rebrotes. De las mascarillas y las multas por no llevarlas. Del miedo. Ese miedo que nos han inoculado para que no levantemos la voz. Para que nos aislemos del mundo. Encerrados. Sin abrazos. Sin besos en la boca. Sin risas. Para que cuando nos crucemos con alguien sea con la distancia de seguridad que no se cumple en el metro.

Ah. También hablan de Maradona.

Ya no se habla (II)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba