Visión trasera

No sé si te ha pasado alguna vez, que tienes la sensación de estar a la merced de otra persona, aunque no quieras reconocerlo. Ésta, es la que dicta las reglas del juego. Es quien decide, sin contar con tu opinión, qué hacer, cómo hacerlo y en qué momento.

Lo único que se te permite es observar, a un lado y al otro, porque no tienes más campo de visión que desde detrás.

Quizás, en algún momento, podrías darle un toque de atención, pero no más allá de lo que te gustaría. No es mi caso, ya que me dejé llevar.

Encomiendas tu alma a su saber hacer, a su experiencia, a sus años de ruta.

Este jueves, mi hermano pequeño, se ofreció voluntario para acompañarme a Vilafant. Igual te suena porque es la estación del AVE de Figueres.

También te podrá sonar Figueres, porque en esta población es donde está ubicado el museo Dalí.

Ciento ocho kilómetros de ida y otros tantos de vuelta.

Hacía un montón de años que no iba de paquete en una moto.

Nota: ya voy de «paquete» normalmente en la mía.

Casi siempre conduzco yo, pero esta vez, me entregué en cuerpo y alma.

Teníamos una cita a las 11 a.m. en Multimoto.

¿Por qué?

Muy sencillo.

Iba a recoger mi nueva motocicleta (también es un decir). Ochenta mil kilómetros a sus espaldas (nunca he sabido dónde están las espaldas de una moto; lo miraré en «Google, voy a tener suerte»).

Una operación bastante sencilla. «X» se queda la moto de «R», con un precio muuuyyy razonable. «D», el mediador de «M» se queda la moto de «X» con un precio en su justa medida. «R = X—M». El resultado es fantástico.

La vuelta se hizo muy amena. Ya no tenía la sensación de visión trasera. Eso sí, este tipo de visión se utiliza para mirar por los retrovisores, cada treinta segundos, más o menos.

Igualmente, te encomiendas al universo, como siempre. Como se ha hecho toda la vida.

La ida por autopista. La vuelta por las curvas de siempre.

Llegada a casa a la hora prevista.

Comida, siesta y otra vez al curro. Aquí también practico, constantemente, la visión trasera.

Visión trasera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba