Modificando un pedido

El 30 de junio, Lucas, tuvo la brillante idea de comprar, a través de un portal de internet bastante conocido, una caja de doce rotuladores Uni-ball eye micro. Dos días después, tenía un evento y quería estar seguro de que no le fallara la tinta, dada la cantidad infinita de dedicatorias que tenía pensado escribir. Al final no fueron tantas, pero más vale ir bien servido.

Pasos a seguir para realizar una compra online (30/6/2022):

  • Escribir en «Google, voy a tener suerte» rotuladores Uni-ball eye micro.
  • El primer resultado es PCComponentes.
  • Ya que a Lucas le gusta comparar, compara.
  • Consulta otros portales y, finalmente, se decide por el que ya sabía de antemano.
  • Lee: «Caja de 12 rotuladores Uni-ball eye micro, tinta azul», 19 € más gastos de envío.
  • Calcula: —si en la papelería, uno me cuesta 4 € y doce 19 €, no está mal.
  • Compra.

Lucas es bastante previsor en esto de las presentaciones in situ y prefiere no tener sobresaltos de última hora. Acostumbra a tener, en algún cajón de su escritorio, más de uno de sus rotuladores de la suerte, como los suele llamar.

El día 4 de julio, un mensajero llama a su puerta. —Traigo un paquete para Lucas.
—Firma aquí, por favor. Toma…
—No. Usaré mi rotulador de la suerte. Gracias.

Cierra la puerta. Agarra el paquete con delicadeza. Lo abre y… sorpresa. En la caja había un puto rotulador. Uno solo. En la papelería de su pueblo uno de esos cuesta 4 €. A Lucas, uno solo le ha costado 23,39 €. Ni que fuera una pluma Inoxcrom.

Pasos a seguir para cagarse en alguien:

  • Primero, llamar al teléfono que sale en el albarán de entrega.
  • Después de escuchar, durante un buen rato, esa música enlatada con el típico mensaje de: «todos nuestros agentes están ocupados», como si hubiese llamado a la CIA y todos sus agentes de campo estuvieran investigando por ahí, te pasan con una persona muy amable, preguntándote qué te pasa.
  • Ya que Lucas fue a un colegio de pago, de entrada, no se caga en su puta madre. Primero explica la situación y después ya verá.
  • Le comentan que estudiarán su caso.
  • Ya lo han estudiado y le facilitan un teléfono de contacto y un nombre.
  • Lucas, respira profundamente. Inhala. Exhala. Marca el número.
  • ¿Carol? En la empresa de mensajería me han facilitado tu nombre.
  • Le suelta la chapa y Carol, muy amablemente, (parece que también ha ido a colegios de pago), le dice que ella no se encarga de estos temas.
  • Lucas, inhala y exhala cuatro veces.
  • Carol le responde que lo consultará con su superior. ¿Acaso conoce a dios?

Hoy es jueves, día 14 de julio y no tiene noticias de los Uni-ball. ¿Le habrán tomado el pelo? Supuestamente, el portal es bastante serio. En algún momento, Lucas, ya lo había utilizado para realizar otras compras. «Fecha prevista de entrega, tal día y, tal día, fue entregado el paquete». Esta vez, no.

PCComponentes no es una tienda, es simplemente un amazoncito, pero le gusta utilizar su plataforma por aquello de potenciar el «comercio de proximidad».

OMG, como dicen los anglosajones. Después de repetidas conversaciones con Mireia e Irene, (debe ser el último bastión, la encargada de resolver los marrones), finalmente, Lucas, ha decidido que le hagan la devolución de los dineros porque intuye que esto va para largo.

Más que la modificación de un paquete con doce rotuladores, parece que en kiwiku (de donde salió), estén preparando una caja con doce satélites de última generación, y como que no les caben porque, inicialmente, la caja era para rotuladores de medida 140×9 mm, los satélites no entran ni a tiros. A no ser, claro, que se trate de nanosatélites que, en ese caso, con un dedal tendrían suficiente.

A ver ahora cuánto tardan en hacerle la devolución de los 23,39 €. Esperemos, por su bien, que no tengan que imprimir los billetes y acuñar las monedas en uno de los siete hornos de Mordor.

Modificando un pedido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba