Una maleta, dos maletas, tres maletas

Corría el año 1969, cuando se estrenó en España, la película del doble de mi padre, Louis de Funes. El título completo era Óscar, una maleta, dos maletas, tres maletas. Un film hilarante con un actor no menos estrambótico.

Aunque el título prometía una sinopsis de la película, no es mi intención hablar de ella. El motivo del escrito es para hablar de las tres maletas que llevo en la moto que, de momento, utilizo para mis traslados.

Es mía, pero no es mía. La disfruto en usufructo hasta que la situación se regule y pueda ofrecerle un hogar más continuado.

Mientras tanto, la visto y equipo como si fuese mi hija. Es lo que podríamos denominar una hija adoptiva que, cuando alcance la mayoría de edad, podrá decidir si quiere quedarse conmigo o partir hacia destinos más fructíferos.

El por qué de las tres maletas tiene un sentido.

En un relato anterior, comentaba que este agosto y septiembre estuve trabajando en una empresa que no me podía ofrecer una taquilla para dejar mis bártulos. Así que tuve que equipar mi otra moto con dos maletas para tener un doble uso: taquilla y maletas de viaje.

Más o menos a mediados de septiembre, por razones que son irrelevantes, cambié de moto. Un gran amigo mío me comentó que la suya la tenía en venta. Llegamos en seguida a un buen acuerdo y ya que él no la usaba, se la estoy cuidando.

Esta motocicleta iba equipada con dos maletas, más discretas que las que llevaba en la otra. Tenía que meter mis bártulos casi a presión, por no tener tanta capacidad como las anteriores.

Eso no fue un impedimento para seguir utilizando las maletas como taquilla, pero ahora, a través de Wallapop, localicé un maletón que, aunque creía que quedaría demasiado exagerada en la moto, la verdad es que ha encajado perfectamente con las otras dos.

Así que, si todo va bien y me vuelven a llamar para trabajar en la misma empresa, tengo taquilla para rato.

No solo taquilla, sino que también disfrutaré de una maleta, dos maletas, tres maletas.

Una maleta, dos maletas, tres maletas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba