Te bloqueo

Mientras tomábamos un té moruno y unas galletas de membrillo, Lucas me explicaba, con todo lujo de detalles, la operativa que va a poner en marcha cuando reciba de la Editorial su segundo libro. Huelga decir que está que se sale.

—Ya tengo un listado con 105 personas, entre familiares, amigos y conocidos. Cuando Giulia me lo autorice, hablaré con los dos establecimientos que se han ofrecido para que haga las presentaciones pertinentes.
—¿Quién es Giulia? No me has hablado de ella en ningún momento. ¿Es tu nuevo ligue?
—No, que va. Es la editora que me asignaron cuando firmé el contrato con la Editorial.
—¡Ah!, vale.

Está por ver, pero me explicaba que el departamento de promociones de esta Editorial, le aseguró que pondrían una nota de prensa en más de cien medios de comunicación. Le dije que hasta que no lo vea no lo creeré. Muchas empresas de este tipo te prometen el oro y el moro y luego, «si te he visto, no me acuerdo».

—Que sí, tío. Que me lo dijeron.
—Y además, no te lo pierdas, además me harán una entrevista en la radio.
—Lo que yo te diga, Lucas, hasta que no lo vea, no me creo nada.

Como sea verdad todo lo que me dijo, vamos a tener que atar al pie de Lucas una cuerda con un peso para que no se suba a las nubes. No me gustaría recoger los trozos de su cuerpo serrano desperdigados en cien metros a la redonda. Las hostias a gran altura hacen mucha pupa.

Prensa, radio, pódcast, ufff, demasiadas cosas. Tendremos que concederle el beneficio de la duda o como puñetas se diga. En las pelis quedan muy bien estas frases, que suenan como sentencias: conceder el beneficio de la duda… ¡Wow! Qué frase más profunda o más chorra. Depende de quien la diga, cómo y cuándo.

Antes de irnos para casa -Lucas no paraba de mirar el reloj-, me dijo que en la lista eliminó a un tipo. Ahora serán 104. No creo que venga de ahí si tiene la posibilidad de venderle un libro a cada humano.

—¿Por qué has borrado a uno?
—Porque dijo que me bloqueó por considerarlo correo basura. No tuvo ningún interés por saber de qué se trataba ese mensaje. Me dijo: te bloqueo. Y se quedó tan ancho.
—Así que ahora cuento con un listado de 104 humanos.
—Tampoco es una catástrofe. No te vendrá de uno o dos, incluso de cinco tipos que se borren…

No le quitemos la ilusión al muchacho. Si va contando todos los que se borran será porque tampoco tiene demasiado margen de maniobra, pero la cantidad de cien personas no está nada, pero que nada mal.

A ver cómo se desarrolla todo esto y te cuento alguna cosa más adelante.

Nos vemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Hola 👋 ¿Te puedo ayudar?