¿Qué le echan a la sopa?

Estoy convencido de que algo le echan a la sopa, para que la mayoría, permanezcan hipnotizadas tantas horas.

Si no, no lo entiendo.

Quien dice la sopa, dice alguna bebida cotidiana como el agua o el café.

¿Qué miran con tanta atención? ¿Hay algo en sus móviles que sea infinitamente más importante que mirar al frente?

Trabajar en la calle te permite, entre otras cosas, observar las costumbres y los tics de la peña.

¿Qué hacen? ¿Cómo caminan? ¿Qué llevan en la mano?

Un estudio reciente, hecho por la universidad DLV, ha demostrado que, de una oleada de 30 personas, que se cruzan conmigo en un momento, el 80%, o habla o está consultando, no sé qué en el móvil.

Hace un par de noches, me crucé con cuatro chicas. Por la vestimenta, deduzco que irían de fiesta. Las cuatro iban hablando por el móvil.

Ya sería el colmo que lo hiciesen entre ellas. No creo que sean tan atrevidas, pero cosas más surrealistas pueden pasar.

El centro de la población, está lleno de baretos con terrazas. Llega el buen tiempo y, como si no hubiera un mañana, se llenan de gente que desea pasar un rato agradable con… ¿los móviles?

Una mesa, seis sillas, seis personas, dos perros, cerveza, bocatas, risas y… ¡¡¡cinco móviles!!!

La única que, en ese momento, no lo está mirando, es la dueña de los perros. No sé qué les está diciendo.

Cuando tengo un rato, consulto el móvil por si me ha llamado el jefe o me ha enviado alguna foto denuncia. No tengo tiempo para más.

Por cierto. No tengo uno. Son dos. Dos móviles para hacer el mismo trabajo.

Ya sería el colmo que lo usase para reenviarme mensajes del uno al otro. ¿No?

En fin. Mañana más. Seguiré observando las costumbres de esta sociedad que, de una forma u otra, están más enganchados al móvil que a la heroína.

¿Qué le echan a la sopa?

2 comentarios en «¿Qué le echan a la sopa?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba