Sobreseimiento

Chafardeando por Facebook, he ido a parar a un mini post que me ha hecho mucha gracia. Me ha recordado a la forma en que le doy doble significado a algunas palabras o las troceo directamente.

Hablaban de los juicios que hacen a una gran cantidad de políticos en este país. Depende del partido al que pertenezcas, el juicio durará más o menos. Algunos juicios ni siquiera se convocarán y otros, lo más habitual es que los apañen entre bambalinas.

La palabra la han troceado así: sobre. Se veía como le entregaban un sobre cerrado. . Saben pero no se acuerdan expresamente o saben pero es mejor no decir. Y finalmente, y miento. Sabiendo que saben, prefieren mentir y mirar para otro lado porque saben que tendrán, al final del proceso, si es que hay proceso, un sobre esperándolos.

Recuerdo hace muchos años, en la Caixa, esperando mi turno para pagar un recibo (no existía internet, para hacerlo telemáticamente), que dos abuelos estaban hablando de sus cosas. Mientras guardábamos el turno, que salía hasta la calle porque la oficina era más pequeña que el puesto de churros del barrio, uno le preguntó al otro, refiriéndose al pago del IBI que debía hacer, si sabía de dónde venía la palabra ayuntamiento.

El otro, casi sin pestañear, le dijo que sí. Y troceó la palabra de la siguiente manera: hay-untamiento. Me encantó la frialdad y a la vez, el tono sarcástico que utilizó para referirse a la entidad del ayuntamiento.

Pensé: —que bueno que haya gente que, de una forma espontánea, le salgan estas ideas tan brillantes. Francamente me encantó.

Y lo mismo he pensado hace un rato, cuando he leído la definición de sobreseimiento.

Bravo.

Sobreseimiento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba