Ruido

¿Cómo se podría transcribir un ruido en palabras? ¿Ruuurrr, urrrr, riiiooorrrggg? Seguro que hay un montón de formas para escribirlo. ¿Cómo representar un ruido provocado por unas manos maléficas pertenecientes, seguro, a un ser poseído por el diablo del ruido, ese diablo encargado de putear al personal?

Sea como sea, ese ruido está compuesto por un montón de erres en la palabra y por un montón de improperios, preparados para ser despedidos por las bocas de sus víctimas, tales como los vecinos cercanos al núcleo del problema: el ruido.

Anotación: si lo miramos con prudencia, también sufre por su ruido el propio ruidista. Por lo tanto, tampoco son tan diabólicos como podamos pensar. ¡¡¡O, tal vez sí!!!

Ayer, desde primera hora de la mañana, con una sola parada, supongo que para comer, los fabricantes del ruido diabólico, estuvieron machacando el tímpano de sus conciudadanos, sin ningún tipo de piedad.

¿Acaso se trata de una penitencia que hemos de padecer en nuestras propias carnes? ¿Nos hemos portado mal y ese es nuestro castigo?

Haciendo un poco de memoria diría que por ahí no van los tiros, que por cierto, también hacen ruido.

Creo que somos buenas gentes que no hacemos daño al prójimo. Vale. Quizás un poquito sí. En lo que va de verano habré asesinado a unos cuantos mosquitos, pero no creo que por matarlos se tenga que cumplir esa condena, ¿no?

Si al menos, ese ruido los ahuyentara…

Ruido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba