Pepito Grillo

En el argot de la escuela END, cuando alguien habla de Pepito Grillo, se está refiriendo a esa vocecita interior que nos sigue a todas partes. Esa voz que nos recuerda que no podremos hacerlo, que no seremos capaces, que no estamos preparados y que aún faltan muchas cosas por retocar.

Parece ser que Pepito Grillo es el ego que nos pone, siempre que puede, la zancadilla para que nos caigamos, para que cojamos miedo y ni siquiera, lo intentemos.

Es un especialista en eliminar nuestros sueños. Pepito es un falso profeta.

He descubierto que lo que en verdad quiere es que no le demos la espalda. Que estemos siempre pendientes de él. Así, cuando menos nos lo esperemos, aparecerá con esa bocecita socarrona para decirnos: —¿ves como tenía razón? —eso no lo deberías hacer.

En la pared de mi habitación tengo una lista de palabras que no se deben usar y una de ellas, Pepito la repite constantemente. Aunque yo, por si acaso, me hago el sordo.

Pepito Grillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba