Nicoleta

Nicole Dubois, más conocida como Nica la terca, nació en Ovillers la Boisselle, en 1893. A los 14 años se fugó de casa para casarse con el amor de su vida, Jean-Pierre, tres años mayor que ella.

En aquél tiempo la gente tenía muchos hijos, más por una cuestión de supervivencia que por descendencia. Muchos no sobrepasaban los tres años y los que conseguían superar ese límite, podrían ayudar en la casa como lo hizo Nicoleta hasta que cumplió 14.

Harta de la brutalidad de su padre, una noche en la que éste se había entretenido en la taberna, aprovechó para coger cuatro cosas y salir pitando. Nunca más la volvieron a ver por las cercanías de Ovillers.

Nicoleta i Jean-Pierre se establecieron en Sainte Émilie, a tan solo cuarenta km de su casa natal. Por suerte, en 1907 era como estar en la otra parte del mundo.

En 1914, Nicoleta y Jean-Pierre ya tenían seis hijos. Ninguno de ellos, por suerte o por la fortaleza de la madre, enfermó nunca. Al menos así consta en el registro de la parroquia.

Cuando estalló la primera Gran Guerra, llamaron a filas a JanPi, como le llamaba cariñosamente Nicoleta. JanPi murió en 1915, en la sangrienta batalla del Somme, junto a otros cincuenta mil muchachos.

Cuando JanPi marchó al frente, Nicoleta estaba esperando otra vez. Ella no lo sabía pero, de golpe, llegarían los dos últimos que ya no conocerían a su padre.

Así que Nicoleta, tuvo que salir adelante, sola con sus ocho hijos: Adrienne, Amélie, Chlóe, Geraldine, Didier, Nathan y los gemelos Thierry y Remi.

Hizo honor a su apodo: la terca. Gracias a su tozudez pudo tirar adelante, en aquella época de penurias, falta de medios y una guerra cruenta que duró demasiado.

Trabajó en el campo gran parte de su vida. Primero cultivando las tierras de la pequeña finca que tenía a las afueras de Sainte Émilie y con los años, con la venta de la leche de sus 120 vacas.

Durante la guerra, también hizo de nodriza para otras madres que no podían amamantar a sus hijos, bien porque estaban enfermas, mal alimentadas o simplemente porque habían caído en una profunda depresión, al saber que sus maridos murieron en el Frente.

Nicoleta la terca, consiguió vivir hasta los 94 años. En 1987 dejó este mundo, rodeada de seis de sus ocho hijos que tuvo con el gran amor de su vida JanPi. Didier y Amélie morían en un accidente de coche, en 1980, cuando iban hacia Ovillers la Boisselle para conocer dónde se había criado su madre.

Esta historia me la contó Nathan, el sexto hijo de Nicoleta y JanPi, en Le Bistro de Longchamp, una tarde de otoño de 1990.

Nicoleta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba