Lo siguiente es brutal. ¿Perdonaaa?

Es curioso cómo la sociedad se mueve por modas y no me refiero a la ropa, calzado, peinados, vehículos, un destino de vacaciones, una colonia, etc. Estoy hablando de las modas en la conversación. En la forma en cómo se expresa un porcentaje muy elevado de personas.

Hace muchos años recuerdo que casi todo ser viviente utilizaba la palabra «guay». Todo era guay. El vestido que llevaba tu amiga, el peinado, los padres de Luís, el coche del vecino, la música que sonaba en la radio, etc. Seguramente llenaría más de tres hojas con palabras guays, pero no lo haré.

En una conversación, mientras las personas hablan, pueden utilizar la voz y los gestos, según sea su procedencia. Si son del norte usan más la voz, pero no más alto y si son del sur, hablan más con las manos y con un tono bastante elevado. Una expresión corporal que me pone de los nervios es la de hacer comillas con el índice y corazón de las dos manos mientras explican alguna cosa. Se supone que es para dar más énfasis, pero no estoy muy seguro.

Muletillas se han usado toda la vida y seguirán presentes en nuestras conversaciones. Y lo digo sin comillas.

Cuando tenía unos veinte años, se puso de moda la palabra «brutal». Todo era brutal. Una película, una salida en moto, la ascensión a aquella montaña, aquella chica, el primer beso (para algunos), etc. Parece ser que, como todos «los ciclos de la moda», entre comillas, se ha vuelto a poner en circulación. Es brutal.

Qué más, ah, sí. Esto es una pasada… «No, lo siguiente». ¿Qué quiere decir «lo siguiente»? Que después de pasada, ¿hay otra expresión mucho más precisa o rotunda o salvaje o descabellada? No, lo siguiente.

Pero la que más me exaspera porque no sé de dónde puñetas ha salido ni lo que realmente significa es: «¿Perdonaaa?», con tres «A» para darle más bombo. Una pregunta con sólo una palabra. Nunca había visto una frase que, supuestamente, tuviese la intención de decir algo, cuando en verdad no dice nada de nada y lo digo entre comillas porque me parece brutal.

—¿Podrías definirme esta última frase? Es que no la he entendido muy bien…
—Perdonaaa…

Lo siguiente es brutal. ¿Perdonaaa?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba