¿Alguna pista?

Es de suponer que la gran mayoría no lo tiene presente y ni tan siquiera lo piensan. De hecho, si lo hiciesen, tal vez más de uno se quedaría encerrado en casa por si las moscas.

Frases como «todos acabaremos igual», «que baje el telón, que la farsa terminó», «lo curioso de la muerte es que siempre te pilla viviendo», «lo trajo la cigüeña y se lo llevó el perico», «por fin he dejado de pagar facturas», «ahora ya sé dónde está mi Manolo» y otras muchas que puedes encontrar en internet, sirven, según mi opinión, para quitarle hierro a una situación que, tarde o temprano, gestionaremos.

Aparte de los que están muy malitos, que por desgracia tienen todos los números, los que se ven involucrados en una guerra o en un tiroteo, los que a priori gozan de una salud excelente, pero se mueren de repente y alguien comenta «parece mentira, pero si estaba bien», los que consumen drogas (estupefacientes, alcohol, tabaco, los vigoréxicos y otras hierbas), también existen los que tienen una vida sin altibajos, tranquila, sin complicaciones. ¿Se sabe si a estas personas les pasa por la mente algún tipo de señal fugaz o un aviso de lo que justo les va a ocurrir ese día?

En principio, si lo hablas con uno de ciencias, parece ser que todo es puro azar. Todo pasa de repente. Así, sin más. ¿Estamos seguros de eso?

Hay teorías que avalan que las cosas ocurren con un fin específico. Los creyentes dirían que su dios les tenía reservada una tarea importante en otra dimensión y que por eso fueron llamados ante el Verbo. Otros pensarían que el destino les tenía reservada alguna putada que acabaría con su existencia en un abrir y cerrar de ojos. Otros no se plantearán nada en absoluto.

Más que tantos pensamientos como humanos existen, creo que hay tantas posturas como el grado de creencia del humano que la perciba.

Cada día alguien muere, sea por enfermedad, accidente, suicidio, asesinato, de un disparo, por intentar socorrer a otra persona, en una guerra a la que no fue invitado, etc.

En la televisión, no recuerdo el canal, hacían un programa de título similar a este: «mil maneras de morir». Creo que vi uno o dos capítulos. Mejor no mirar la famosa telebasura ni estos programas tan catastróficos. Mi salud está por encima de los realities.

Este martes pasado, en la población donde trabaja Lucas, ocurrió un grave accidente. Las primeras noticias hablaban de puro gamberrismo; que si conducen como locos, que si no respetan los límites, que si van haciendo carreras en la vía pública.

Al día siguiente, las noticias eran diferentes. Tres turismos chocaron entre sí y un motorista que iba detrás, no se percató del siniestro. Se produjo un cuarto choque y el muchacho (no sabemos la edad), voló por encima de los vehículos accidentados. Milagrosamente no le ocurrió nada en su voladura. Momentos más tarde, cuando se levantó para proteger su motocicleta, un segundo piloto impactó con el primero, provocándole la muerte.

¿Acaso el piloto se habría salvado si no llega a recoger su motocicleta, después del susto que recibió? ¿Tan importante era proteger la moto que no calculó bien los posibles escenarios? Es muy probable que no pensara nada de lo que he escrito. El tipo impactó con los vehículos siniestrados. Al ver que no le había ocurrido nada grave, fue directamente a buscar su moto y en algún momento del espacio-tiempo, otro motorista que no había sido invitado a la función, apareció en escena de manera precipitada.

El resultado es bastante obvio.

¿Es el destino o la casualidad? ¿Tal vez le había llegado la hora? Nadie lo sabe y, muy a pesar del título escogido, diría que no disponemos de un chivato, una alarma que te avisa de una posible anomalía, de ese mal cuerpo con el que nos levantamos por la mañana. Uno va haciendo -y digo uno refiriéndome a un humano- y de repente, patapam, todo se frena de golpe.

No pretendo ser agorero, pero es muy importante tener presente y valorar lo que sí tenemos justo en este instante. Lo demás son fantasías animadas de ayer y hoy que se acaban con la frase «It’s over».

1 comentario en “¿Alguna pista?”

  1. Montserrat Aluart

    Alguna pista? Como me dice un amigo, piensas demasiado, le das muchas vueltas a las cosas. Sí, me cuestiono mucho. Sé que no voy a durar eternamente, pero no quiero pensar en mi muerte, de momento. No tengo nada planificado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Hola 👋 ¿Te puedo ayudar?