Hombre contra cremallera

Crees que has hecho la compra del año y te das cuenta que es todo menos grande.

El año pasado, en julio, qué digo el año pasado, en 2019, estuve mirando en Amazon, una tienda para ir de camping, formato micro, para llevarla cómodamente en moto.

Mi cuñado, que sabe mucho de casi todo, me dijo, mientras montaba la tienda: -¿seguro que te cabrá el neceser o lo tendrás que dejar en la maleta de la moto?

Pues casi…

En cuanto regrese a mi casa, lo primero que haré es poner un anuncio en el wallapop!!!

Por favor!!! Qué difícil es ponerse los calcetines sin padecer una contractura. Y ya no te cuento lo complicado que es abandonar la tienda de madrugada, para ir a hacer un pis.

La próxima tienda, sí o sí, ha de ser lo suficientemente alta como para no tener que recordar las olvidadas clases de yoga que, por otra parte, qué bien me hubieran ido estos días.

Además de la tienda, también me compré un saco de dormir micro cápsula, para llevarlo en la moto.

Saco momia con dos cremalleras que se abren hasta el infinito, pero que si no tienes el espacio suficiente para moverte con comodidad, se puede complicar mucho la operativa, si las quieres cerrar otra vez.

Eso es lo que me pasó la primera noche. Fue tan complicado cerrar las putas cremalleras que tuve que usar el saco com una rebequica.

A la mañana siguiente, con la luz del día, todo se volvió más fácil.

Conseguí cerrar las cremalleras, dejar preparados los utensilios de primera necesidad y lo que no cabía, a la maleta.

Hombre contra cremallera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba