Elena Francis, la voz que nunca existió

Durante 37 años, se emitió sin interrupción, un programa de consultas sentimentales o preguntas íntimas, en formato «envío una carta a Elena y a ver si me contesta» o ya, con muchísima suerte, «llamo al programa, a ver si salgo en antena» en radio Barcelona, en aquella época gris, del 47 hasta 1975 y menos gris hasta 1984.

Un programa con un público oyente, básicamente, femenino. Mujeres que en aquellos años, buscaban una salida, una solución externa que viniera de la mano, más bien, de la voz de una mujer, Elena Francis, lo que ahora denominaríamos una coach, terapeuta o psicóloga, experta en asuntos sentimentales y también en asuntos de belleza.

La idea la puso en marcha Francisca Elena Bes Calvet, una burguesa catalana que tenía una empresa de cosmética «Bel Cosmetic».

El formato del programa era crear un consultorio para mujeres que no defendía a las mujeres.

Al principio tenía una duración de treinta minutos y a medida que alcanzaba mas éxito, llegó a la hora de emisión.

Un conjunto de protagonistas femeninas eran las únicas responsables de darle voz a la supuesta Elena Francis. Una mujer que nunca existió.

España, como muchos otros países, se rige por un patriarcado casposo y machista hasta la médula. Son los hombres los que, desgraciadamente, siguen orquestando todas las respuestas, todas las normas y prácticamente todas las leyes que de una forma u otra, controlan a las mujeres, en casi todos los ámbitos de la vida.

Incluso en el consultorio de Elena Francis, todas las cartas que se recibían al programa eran controladas y respondidas por un grupo de hombres (hasta sacerdotes, ni más ni menos). Ellos eran los únicos que ponían las palabras en las bocas de todas las muchachas que hacían de Elena.

Cartas de mujeres respondidas por hombres. Mujeres que esperaban ansiosamente una respuesta de su gran Elena Francis, desde el otro lado del aparato.

Buscando por la red, he ido a parar a un artículo que habla precisamente del espacio radiofónico de Elena. Dejo aquí el enlace por si os apetece echar un vistazo.

Nunca escuché ese programa, pero aunque fuese por curiosidad, me habría gustado chafardear un poco el tono y el ritmo usado en el mismo.

Música introductoria con un punto de melancolía para generar una atmósfera de necesidad, de enganche. Una voz casi de doblaje de la época gloriosa del cine. Esa voz amiga, dulce, amable. Esa que invita a que te quedes a escuchar.

Este video dura un buen rato. Cada uno que escuche lo que le apetezca.

Un amigo, hace un rato, me recordaba el programa de Encarna de noche. No sé si los temas que se trataban en este programa eran de la misma índole. Lo investigaré y quizás más adelante escriba sobre ello.

Ya que soy un tímido fan de Joan Manuel Serrat, aquí dejo el video sobre una canción que le dedicó a Elena Francis. Que lo disfrutéis.

Elena Francis, la voz que nunca existió

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba