El hombre del tiempo

Con dos semanas de retraso, por fin, el hombre del tiempo ha acertado con su pronóstico. Con mi amigo Tony, casi cada noche hablamos del tiempo, entre otras cosas.

Al no disponer de televisión, es él quien me pasa el pronóstico para los siguientes días, entre las charlas estupendas que nos metemos entre pecho y espalda, con la intención de arreglar un poquito más, este mundo de mie… que nos están dejando.

Por culpa de los nada acertados pronósticos sobre el tiempo, hace bastante tiempo que no salimos a rodar.

Sí. Lo has adivinado. Somos motoristas pero ya con esa edad que hace de nuestra pasión, un #puessilluevenosalgo.

Antes, de jóvenes, si salíamos en moto y llovía ya desde el minuto uno, es decir, nada más salir del parking, allá que íbamos a cualquier sitio.

Más adelante, ya no tan jóvenes, si salíamos con día nublado, nos llevábamos el traje de buzo por si las moscas. A estas alturas del partido, si está nublado o pronostican lluvias, #vaaserquenosaldremos.

De todas formas, alguna vez, no hacemos caso del hombre del tiempo, como pasó ayer con mi compi, amigo y cuñado. Ayer pronosticaron lluvias en el Pirineo y justo en la zona a la que nos dirigíamos: la Alta Garrotxa y concretamente a Sadernes.

Disfrutamos de una magnífica ruta en moto. Calor. Buena visibilidad. Cafecitos combinados con charlas interesantes. Bocata a la orilla del río.

La vuelta la hicimos por una carretera estrecha que rodea el pantano de Susqueda y va a parar al cruce con la carretera de Ossor, dirección Arbúcies.

260 kilómetros en el cuerpo, que disfrutamos sin una gota de agua. Esa tormenta que, días atrás, habían pronosticado para la zona.

Hoy, por suerte, no salíamos. Y esta tarde, no sé si por descartar posibilidades, el hombre del tiempo, con 24 horas de diferencia, por fin ha acertado. Tarde de lluvias intensas con granizo incluido, en la zona del Maresme.

Total, hoy no teníamos pensado salir…

El hombre del tiempo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba