Correos a oscuras

Hace poco escribía sobre Cuatro o más en una noche y dije que mas de una mente sucia pensaría mal. No quiero imaginar qué pasará por vuestras mentes con este título.

El destino es incontrolable. No podemos suponer qué nos encontraremos a la vuelta de la esquina.

Mañana martes, a las 11:30 tengo visita en el CAP. Nada preocupante. Visita de control.

Tranquilidad. Tenéis escritor de relatos para tiempo (espero).

Esta mañana he pensado que a Correos ya iría mañana, aprovechando la visita al CAP. Total, está a la vuelta de la esquina.

Pero no.

Me tomo mi café matutino. Me lavo los dientes. Abro el ordenata para ver las tareas y decido ir hoy a Correos.

«Pues que me compré un disco externo de un tera en Amazon y no funciona. Está escalabrado».

Seguí las instrucciones para devolverlo y recomiendan hacerlo lo antes posible.

Así que me visto y con el bochorno típico de principios de septiembre, me voy a Correos.

Sorpresa.

Se ha ido la luz en todo el barrio.

¿Lo sabía?

Claro que no.

Así que Correos está a oscuras.

Me ha hecho gracia el título y aquí os he dejado el mini relato.

A ver si mañana tengo más suerte y puedo decir: Correos a la luz del día.

Correos a oscuras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba