Conversaciones con Benita

Me parecía extraño que, después de tantos años conviviendo juntos, no se hubiese pronunciado hasta hace pocos meses.

No soy de los que hace preguntas sintron ni son y pensé que cuanto más tardara en abrir la boca, cabría la posibilidad de que se olvidara de mí.

Pues no. No se olvidó.

Parece ser que tenía una conversación pendiente con Lucas, acerca de su salud, sus costumbres o sus hábitos más cotidianos.

Lucas procura no comerse demasiado el tarro, aunque desde que Benita le insinuó que quería hablar con él, se le ve como más nervioso de la cuenta. Salta con más facilidad.

Un colega suyo, Ortix, le invitó a una sesión de meditación profunda muy interesante. Se trataba de concentrar los movimientos de la respiración justo en el punto exacto donde le molesta, en cuanto ve a Benita entrar por la puerta.

Le dijo que le hablara de tú a tú, frente a frente. Que no se andara con rodeos, pero que si tenía que decirle algo serio, no se lo pensara dos veces.

A Lucas, esta posibilidad de pseudo-diálogo lo transporta a tiempos pretéritos. Recuerda con desánimo cuando tenía que enfrentarse a las preguntas inquisidoras de su ex. Le ponía de los nervios. Se le aceleraba el pulso y sudaba más de la cuenta.

Actualmente está lidiando con Benita una tensa conversación.

Espero que, por su bien, sea el ganador de esta contienda porque, de ganar Benita, los mejores años de Lucas se oscurecerían de repente y eso no lo desea nadie a su alrededor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Hola 👋 ¿Te puedo ayudar?