Cerrando etapas

Hoy, martes 30 de noviembre de 2021, se cierra la última etapa para abrir un millón de nuevas posibilidades. Hoy mi hermana, la peque, inicia un nuevo camino.

Este 2021 ha sido uno de esos años en los que necesitas por lo menos dos, para asimilar todas las experiencias vividas. Uno de esos que te frenan en seco para valorarlo todo con más sabiduría.

Desestimas lo superficial y te quedas con lo más profundo.

Mañana será, indiscutiblemente, miércoles. Poca ropa en la mochila. Cuatro cosas imprescindibles. El cargador del móvil. El cepillo de dientes y las pastillas para el mareo.

¿Qué haríamos hoy en día sin el cargador del móvil? Parece ser que se ha convertido en un amigo inseparable. Si te lo olvidas, te aíslas del mundo.

Te puedes olvidar el cepillo de dientes, las bragas o la bufanda, pero ¡¡¡y el cargador!!! Por diooosss. No quiero imaginarlo.

Hoy, 30 de noviembre, mi hermana, la peque, cambia de territorio, de horizonte. Necesita contemplar otros puntos de vista. Escuchar otros sonidos. Sentir en su piel otras sensaciones.

El viento. La brisa. La lluvia. El cielo. Voces tiernas con otro acento. Sonidos de cariño de otras latitudes.

Hierba. Tierra. Arena. Árboles frutales. Selva. Horizontes que están más allá de nuestros límites.

Hoy, martes, cierra la última etapa aquí, para empezar otras muchas que la llevarán a nuevos conocimientos, a nuevas conexiones.

Eso sí. Para navidad volveremos a disfrutar de ella. Será como el turrón que…

…vuelve a casa por navidad…

Cerrando etapas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba