Cambian las tradiciones

Esta tarde, como muchas otras, he ido a caminar por la montaña. La tengo a cinco minutos de casa. Vivir en un pueblo costero del Maresme me permite disfrutar de la montaña y del mar en un momento.

Normalmente no me cruzo con casi nadie. Deben estar mirando la tele o haciendo la siesta del finde.

Esta tarde en cambio, me he cruzado con cuatro humanos y tres perros. Cada uno en su momento. La ruta es muy agradable para pasear con nuestros bichos. En mi caso, con dos gatos, no es una buena opción, pero todo es probarlo.

Lástima de no llevar una cámara de fotos encima. Los dos primeros con los que me he cruzado, estaban de foto. Eran dos hombres. Bajaban bastante ligeros. Mascarilla puesta. El perro que iba con ellos, unos metros mas adelante, llevaba un palo en la boca. De repente, mi mente ha fabricado una instantánea con título incluido: «Perro y dos hombres con bozal.». ¡Cómo ha cambiado el cuento! Ha sido gracioso y curioso a la vez. Me he detenido y después de saludarlos les he descrito mi foto mental. Se han reído y sorprendido. Dos minutos más tarde, cada uno seguía su camino.

Realmente, cuando menos te lo esperas, aparece una instantánea que en algunas ocasiones da que pensar. ¿Estamos en un nuevo escenario en el que van a cambiar las tradiciones? Por lo menos las fiestas de Navidad seguro que sí.

Cambian las tradiciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba