Aquí sí y allí no

¿De qué forma deben estar alineados los astros para que en un área de contenedores deban limpiarse los bajos fondos, el suelo o cualquier zona limítrofe a los mismos?

¿Quién o qué poder subyacente ordena que sea en esta zona y no en aquella otra?

Ni idea.

Cabe la posibilidad de que el jefe del servicio, mi Boss, me llame para que me desvíe de la ruta establecida y vaya a un lugar concreto del plano de la ciudad, para sanear una zona que, supuestamente, está asquerosa.

Tomo nota y voy para allá.

Suerte que no me da asco casi nada, porque el aroma de ayer fue uno de los más interesantes de la semana.

Ya, ¿y?

¡Y qué decir del aroma que surge de la bandeja en la que hacen pipi tus queridísimos gatos!

Eso sí que son palabras mayores. Y en este caso, aromas mayores.

Lo de ayer, era una risa, comparado con el pipicat.

Siguiendo mi ruta, fui a parar a otra área para hacer la limpieza correspondiente. Olía peor que la encargada.

¿Por qué no me dieron como preferente esta zona? ¿Es posible que sea porque son zonas que no aparecen en el apartado de la web del ayuntamiento, donde la gente se queja? ¿Es también probable que allí, en la segunda, no viva alguna personalidad influyente? ¿Posibilidades hay unas cuantas?

Siguiendo con las preguntas o exclamaciones cortas, ¡y qué más da!

Uno hace lo que debe hacer y de vez en cuando te envían a una zona altamente pestuliente o pestarrufa y a frotar como si no hubiera un mañana, que bien mirado, el frotar se va a acabar, como dicen en el anuncio.

Aquí sí y allí no

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba