40 / 50

Siempre me ha interesado saber quién cuenta los berberechos que meten en una lata. ¿Un departamento especial con un equipo de autistas? ¿Por qué ellos? Porque cuentan super rápido.

En la película Rain man, protagonizada por Tom Cruise y Dustin Hoffman, entre otros, en un momento concreto, se cae una caja de cerillas al suelo y Raymond dice la cantidad exacta que había, con solo echar un vistazo.

Por lo tanto, con mi perspicacia de sabueso, podría pensar que los encargados de meter los berbes en una lata, deben ser ellos.

Toman un puñado al azar y seguro que hay entre cuarenta y cincuenta piezas.

No creo que los responsables de las cadenas de alimentación, cuando reciben las latas de berbes, escojan una al azar y se dediquen a contarlos.

La palabra de un autista va a misa.

Los domingos son un buen día para hacer un merecido aperitivo. No hay prisa. No te tocan los cojones. No se oyen demasiados berridos por el vecindario, ni hay televisores encendidos dando la matraca.

Hoy era día de aperitivo. Berberechos, entre cuarenta y cincuenta; olivas rellenas de anchoa*; patatas chips al punto de sal y una cervecita bien fría.

Mientras me zampaba el aperitivo, iba pensando en qué comer.

Ya lo tengo: pimientos verdes fritos y dos huevos, a modo de revoltillo.

Las tres palabras: pimientos verdes fritos, me recuerdan a esa película tan fascinante que vi hace un montón «Tomates verdes fritos».

Soy bastante sentimental y esa peli me conmovió hasta las trancas. Igual me pasó con la peli «Ghost», pero en esta otra no comen berberechos.

De hecho, en la de Tomates, tampoco.

Ahora mismo, me está entrando un poco de sueño. Es la hora de la siesta. La siesta de domingo. Una horita de relax y a seguir con English class.

*Por cierto: ¿cómo meten las anchoas dentro de la aceituna? Imagino que primero sacan el hueso, pero ¿cómo sacan el hueso de la aceituna?

40 / 50

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba