Coming soon: 4.7.22

Si no se descontrolan las cosas, el próximo 4 de julio, empezarán a enviar los libros a los humanos que se aprovecharon de la preventa de «Relatant lo quotidià», que la editorial Autografía ha impreso para mí. ¿Por qué ellos y no otros? Llevaba bastante tiempo, buscando por la red, una editorial que creyera en tipos como yo. Aprendices de escritor, que no los conoce ni el tato, con un sueño y con sueño: publicar su manuscrito (escrito a mano).

En la frase anterior hay un poco de mentirijilla. «Escrito a mano». En verdad, se ha usado el teclado de un portátil para escribir todos los relatos que aparecen en el ejemplar. Es cierto que algunos pasaron antes por la libreta mágica (LM). Aquella que va sin pilas o batería; que no tiene ningún conector; que no dispone de teclado ni de pantalla. La LM se activa desde una esquina, normalmente, la inferior derecha, aunque todo depende de la mano dominante. También se puede activar haciendo un pequeño gesto, desde la derecha, pero en la esquina superior. Es un utensilio muy útil que puedes trasladarlo a cualquier parte. Soporta temperaturas extremas; sin embargo, hay que tener mucho cuidado con el agua; lo mismo que ocurre con los Gremlings. Si por desgracia entran en contacto con el H2O, debes protegerlos a toda costa. Con la LM, puedes llegar a perder toda la información en un plis.

La LM es compatible con una infinidad de utensilios de escritura. Lápiz de grafito, de color, de labios, bolígrafo, pluma, rotulador, guash, pincel, sangre, tiza, etc. Quizá se me fue la mano con la tiza, a no ser que la LM, en vez de tener hojas de papel, sean de pizarra. Igualmente, sería mágica, pero con esas hojas, pesaría un huevo y parte del otro.

Volvamos al centro del asunto, que luego se me va la castaña y ya no sé por dónde voy.

El próximo 4 de julio, casualmente, el día de la independencia de los EUA (creo que la imprenta está en Brasil)… vale; no tiene nada que ver USA con Brasil. Ya lo sé. Así que, a partir del 4, los que se atrevieron a comprar un producto que ni siquiera existía, recibirán en sus casas, un ejemplar de (…..) «Relatant», un compendio de anécdotas, emociones, pensamientos en voz alta, críticas, etc., con un punto de sarcasmo para pasar con menos pena, ese confinamiento que nos metieron sin vaselina.

El 16 de marzo de 2020, se activó en algún rincón de mi cerebro castañero, la necesidad de escribir. Comparo esa experiencia de reclusión forzada, con un viaje a ninguna parte. De hecho, conecté la fábrica de burradas con la sala, la cocina, el comedor, el dormitorio, el baño, la terraza y la cocina otra vez. Convertí esas idas y venidas por la casa en una bitácora de viaje. «La imaginación no tiene barreras», y en mi caso, ni siquiera filtros. Ala. A escribir barbaridades como si no hubiera un mañana (frase más que sobadísima).

Espero que las almas agradecidas que han precomprado mi libro, se lo pasen tan bien leyéndolo como yo escribiéndolo (éndolo).

Nos vemos por ahí.

Coming soon: 4.7.22

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba