Hace años no te podías escaquear de un día tan señalado como es el 25 de diciembre. Los compromisos sociales te obligaban a ir a esas comidas que te fastidiaban bastante.

La frase que más se oía en tu casa era: —vamos a ir sí o sí.

Por suerte, esos tiempos quedaron ya en el olvido.

Desde hace unos años, la cosa ha cambiado. Ya te apetece ir a celebrarlo con los tuyos.

Ahora vas porque te apetece, porque quieres, porque te lo pasas bien.

Desde 2006 puedes escoger libremente si te apetece ir a esa cena, comida o encuentro. No sientes presión.

Han pasado siete años desde la última cena en pareja. Ahora puedes escoger si quieres asistir o no y, por suerte, no pasa absolutamente nada.

Ahora, la confianza total te permite estar relajado. Eso es lo más importante.

Eso sí. Acuérdate que mañana es 26 y tienes un evento familiar en la ciudad.

Sobre todo, no te duermas.

25 D

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba